NOMBRE:IGLESIA CRISTIANA LUZ DE LA VERDAD

DIRECCION: CONSOLATA SECTOR PARAISO MZ I LOTE10

CIUDAD- PAIS: COLOMBIA-CARTAGENA

 

ENSEÑANZAS

 

PARABOLA DEL BUEN SAMARITANO

( ENVANGELIO SEGUN SAN LUCAS 10)

 

25 Un maestro de la Ley, que quería ponerlo a prueba, se levantó y le dijo: «Maestro, ¿qué debo hacer para conseguir la vida eterna?»

26 Jesús le dijo: «¿Qué está escrito en la Escritura? ¿Qué lees en ella?»

27 El hombre contestó: «Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con toda tu mente; y amarás a tu prójimo como a ti mismo.»

28 Jesús le dijo: «¡Excelente respuesta! Haz eso y vivirás.»

29 El otro, que quería justificar su pregunta, replicó: «¿Y quién es mi prójimo?»

30 Jesús empezó a decir: «Bajaba un hombre por el camino de Jerusalén a Jericó y cayó en manos de unos bandidos, que lo despojaron hasta de sus ropas, lo golpearon y se marcharon dejándolo medio muerto.

31 Por casualidad bajaba por ese camino un sacerdote; lo vió, dio un rodeo y siguió.

32 Lo mismo hizo un levita que llegó a ese lugar: lo vio, dio un rodeo y pasó de largo.

33 Un samaritano también pasó por aquel camino y lo vio, pero éste se compadeció de él.

34 Se acercó, curó sus heridas con aceite y vino y se las vendó; después lo montó sobre el animal que traía, lo condujo a una posada y se encargó de cuidarlo.

35 Al día siguiente sacó dos monedas y se las dio al posadero diciéndole: «Cuídalo, y si gastas más, yo te lo pagaré a mi vuelta.»

36 Jesús entonces le preguntó: «Según tu parecer, ¿cuál de estos tres se hizo el prójimo del hombre que cayó en manos de los salteadores?»

37 El maestro de la Ley contestó: «El que se mostró compasivo con él.» Y Jesús le dijo: «Vete y haz tú lo mismo.»

REFLEXION .

Parábola del buen samaritano: Una gran enseñanza de la parábola del buen samaritano, donde enseña específicamente que debemos ayudar a los necesitados, sin tener en cuenta su clase social, su raza o si son o no nuestros amigos.
También es importante recalcar que la caridad no va solo en ayudar con respecto a lo material, sino es más que eso, es entregarles cariño, fe, confianza, amor y cariño.
Lo importante con respecto a los valores, no sólo a los que me referí, sino que todos, es que deben practicarse y vivirlos día a día en nuestras vidas. Pero por sobre todo, recalcar que estos valores tan bellos y profundos vienen del corazón.

“Amarás al prójimo como a ti mismo”

Tenemos que comprender muy bien que solamente en ese afirmar a Dios y a través del amor a la persona del Señor vamos nosotros a encontrar también el sentido de nuestra vida y esa senda que nos conduzca a realizarnos plenamente como personas. Pero además el maestro de la ley le dice a Jesús, y Jesús alaba su respuesta, que no solamente es en el amor a Dios con toda nuestra fuerza, con todo nuestro ser, con toda nuestra mente, con todo tu corazón, donde está el camino que nos conduce a la vida, sino, dice claramente y al prójimo como uno mismo.

Hay que amar como Dios nos ama

Amar a todos como El, que no hizo acepción de personas, que no privilegió a unos en desmedro de otros, sino que a todos amó y para que no quedara duda de ello desplegó sus brazos en la cruz para que así pudiera simbolizarse de manera hermosa y maravillosa que a todos su amor quería abrazar y que a nadie quería dejar de amar. El evangelio de hoy concluye con una parábola muy conocida por todos nosotros la del buen samaritano.

Ahora pero quien es mi prójimo?: A diferencia de ese escriba y ese levita que cuando lo vieron medio muerto en el camino no quisieron asumir la tarea de auxiliarlo sino que hicieron un rodeo y se fueron por otro lado.

¿Qué es lo que nos quiere decir el Señor con esta parábola tan hermosa? -No seamos indiferentes frente al dolor de los demás. Cuando veamos a alguien en necesidad como Él hizo con nosotros, salgamos al encuentro, hagamos del pobre, del enfermo, del necesitado, objeto de nuestro amor

CONCLUSIÓN

1. Con la parábola de "El Buen Samaritano", somos desafiados a un estándar de amor más alto
a. Más alto en que la definición de "prójimo" es más inclusivo
b. Más alto en que la definición de "compasión" es más grande.

2. Esto no debe ser sorprendente a la luz de lo que Jesús dijo a Sus discípulos tiempo antes:

"Porque os digo que si vuestra justicia no fuere mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos." (Mt 5:20)

el significado de ser cristiano

¿Por qué soy cristiano?

Siempre que se nos hace esta pregunta respondemos una infinidad de razones; ya sea que digamos: “soy cristiano porque si no me voy al infierno”, o “es que el pastor me dijo que pasara al altar y yo pasé”, o “porque voy a la iglesia todos los domingos y me gusta”.

No hay peores razones que estas para responder a una pregunta tan importante, dado que, de la respuesta que demos, dependerá nuestra salvación.

La respuesta acertada es que somos cristianos porque Cristo nuestro Señor hizo un cambio tan radical en nuestra vida, y nos dio una manera tan diferente de vivir que, lo que mas deseamos es seguirle, servirle y obedecer su palabra, mostrándole al mundo el poder de Dios y su misericordia a través de nuestra vida. Esta es la razón por la cual soy cristiano, es decir, soy un seguidor de Cristo.

¿Por qué Dios se interesa en el humano?

La respuesta es porque somos creación suya, hechos a su semejanza (Gen. 1:26-27), y aun cuando el hombre se apartó de él por voluntad propia, Dios ha buscado siempre la manera de restaurar al hombre en su comunión con él.

¿Cómo debe vivir un cristiano?

Debemos vivir santamente; lo cual significa dejar de hacer todo aquello que no sea de alabanza para Dios, que no sea de bendición a otros y que no nos edifique. (2ª Cor. 7:1)

¿Cómo puedo servir a Dios y a los demás?

Siendo obedientes a Dios y siendo bondadosos con el necesitado, es la mejor manera de servir en todo tiempo, ya que si amamos a Dios, sentiremos amor por nuestro prójimo, y si somos bondadosos con los demás, estamos sirviendo a Dios.



¿QUÉ ENEMIGOS TIENE EL CRISTIANO?

El principal enemigo es el diablo.

La Biblia nos alerta de este ser espiritual, y nos dice: “Sed sobrios y velad; porque vuestro adversario el diablo como león rugiente, anda buscando a quien devorar”. (1ª Pedro 5:8). Y en otro pasaje: “Someteos pues a Dios; resistan al diablo y huirá de ustedes”. (Santiago 4:7).

Los placeres que el Mundo ofrece.

También la Palabra habla al respecto: “¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios”. (Santiago 4:4).

También menciona: “La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es esta: Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, y guardarse sin mancha del mundo”. (Santiago 1:26).

Las falsas doctrinas.

El Señor Jesús mencionó lo siguiente: “Guardaos de los falsos profetas, que se visten con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces”. (Mateo 7:15).

La desobediencia y rebeldía a Dios.

Mateo 7:21 dice: “No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos”.

La religiosidad.

Jesús se indignó con la gente religiosa de su época: “¡Ay de vosotros escribas y fariseos hipócritas! Porque cerráis el reino de los cielos delante de los hombres; pues ni entráis vosotros, ni dejáis entrar a los que están entrando”. (Mateo 23:13).

Nuestra propia “carne” (atracción por el pecado).

Jesús también nos dice: “Velad y orad para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil”. (Mateo 26:41).

Cualquier otra cosa que pretenda apartarnos de Cristo se considera enemigo del cristiano.



¿CUÁLES “ARMAS” TIENE EL CRISTIANO?



En primer lugar, contamos con la protección de aquel que nos puede dar la victoria a diario en nuestra vida:

“Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo”. (1ª Cor. 15:57).

El Señor Jesús es nuestro mejor y principal aliado, ya que a través de él, es como nos mantenemos de pie cada día bajo el ataque del diablo.

Aparte de tener a Cristo en nuestra vida, contamos con su Palabra, la Biblia:

“El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán”. (Lc. 21:33).

“Porque la Palabra de Dios es viva y eficaz, y mas cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón”. (Heb. 4:12).

La obediencia a Dios es algo ampliamente necesario en la vida del creyente, ya que es la manera de alejar al diablo de nosotros:

“Someteos pues a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros”. (Stg. 4:7).

La oración, es un arma muy poderosa para mantenernos de victoria en victoria, ya que a través de ella, recibimos dirección, revelación y poder de Dios:

“Velad y orad para que no entréis en tentación…” (Mt. 26:41).

Finalmente, tenemos la descripción de las armas que describe el apóstol Pablo en Efesios 6:10-20 :

“Por lo demás hermanos míos, fortaleceos en el Señor y en el poder de su fuerza”. (Efe. 6:10).

Con esta introducción comienza Pablo la descripción de lo que él consideraba la armadura de Dios; donde se nos habla del cinturón, simbolizando la verdad; la coraza, que significa justicia; el calzado, que nos dice que debemos llevar el evangelio a los demás; el escudo, que significa la fe; el yelmo (casco), que es el que protege la cabeza, ya que representa la salvación; y finalmente tenemos la espada del Espíritu, que obviamente es la Palabra de Dios.

Todo lo anterior nos ayuda a mantenernos firmes cuando los enemigos del cristiano atacan, y nos ayuda a vencerlos en todo tiempo.



¿QUÉ SON LAS PRUEBAS Y LAS LUCHAS?



El Señor Jesús nos advierte en Juan 16:33 sobre la aflicción que tendríamos en el mundo, pero también nos dice que confiemos en él, ya que Jesús venció al mundo.

Las pruebas que a veces padecemos, son enviadas por Dios a manera de “examen”, y esto con el fin de hacernos ver dónde nos falta reforzar la comunión con Dios para no apartarnos de él. Aun cuando padecemos mucho en algunas ocasiones debido al periodo de prueba, esta nos ayuda a acercarnos más a Dios cada día:

“..para que sometida a prueba vuestra fe, mucho mas preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra, cuando sea manifestado Jesucristo…”

(1ª Pedro 1:7).

Las luchas, por otro lado, vienen de parte del diablo con el único fin de destruir la obra de Dios:

“Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.

Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes”. (Efe. 6:12,13).